En memoria de Iván Cano [1985-2018] Mi pincel siempre tatuara tu cuerpo.

Proyecto inspirado en el verso de Jaime Sabines “El Poema de los Muslos”.

Dulces muslos deseados,

íntima piel suave,

mujer en muslos dulces,

¿dónde estás? ¿qué ha quedado

de ti? Para mi boca

el aire calcinado.

Muslos de amor,

amantes, apretados,

tiernos, desnudos, sellados.

Esbeltos de mis ojos,

maduros de mis labios,

crecidos de mi lengua

espiritual, en vano.

Muslos de mi cuello derrotado,

lugar de mis mejillas en descanso,

sitio de mis dientes morados,

venero de salivas,

última cosa de mis manos,

encierro de palomas, trago

de sangre, vértigo usado,

cuchilla de mi corazón guillotinado.

Muslos redondos, llenos,

muslos de mi mujer y mi costado,

y de aire raro.

De menta de espanto.

De olor derretido

y quemado…



– DONCEL EXCLUSIVA –