Demonios internos, dueños de nuestras conciencias.
No se nos apartan y sólo nos recuerdan todos nuestros fracasos, nos vuelven suyos una y otra vez, hasta volverse un número infinito al cual hemos sucumbido. Esperando a que los afrontemos y de ellos nos olvidemos. 


– DONCEL EXCLUSIVA –